Una visita a Llico efectuaron el gerente de CIDERE BIOBIO, Pedro Ramírez, y el asesor de proyectos, Dante Barbato, para verificar el estado del proyecto de siembra de choro zapato por parte del buzo y emprendedor Enrique Salas, quien les mostró su balsa restaurant y los resultados de su trabajo.

Una de las líneas de trabajo de CIDERE BIOBIO, está apoyando un proyecto piloto para el cultivo de “choro zapato” en la caleta Llico, costeando el valor de las semillas y ocupándose de la difusión posterior al área costera de la Provincia de Arauco. El gerente de CIDERE, Pedro Ramírez, comentó el apoyo a este emprendedor pretende que se comercialicen las semillas de los “choros zapatos” para que estos vuelvan a generar una producción atractiva para la gastronomía local basada en los productos del mar.

El asesor de proyectos de CIDERE, Dante Barbato, señaló que las primera semillas estarán disponibles en octubre o noviembre, para entregarla a otros productores y comenzar así la producción para llegar a los restaurantes del litoral de la Provincia de Arauco.

Ramírez añadió que el objetivo final de CIDERE en este proyecto es incentivar la creación de otros centros de cultivos en áreas concesionadas de la costa de la provincia de Arauco para atraer importantes oportunidades de crear puestos de trabajo en el cultivo y para la gastronomía.

El beneficiado, Enrique Salas, aseguró que estas semillas tienen la ventaja de que quedan en el lugar, donde él podrá continuar cosechando. Así es que agradeció la iniciativa de CIDERE BIOBIO y señaló que después del maremoto de 2010 ha sido necesario buscar fórmulas para repoblar su área de concesión marítima.

La siembra del molusco bivalvo, Cloromytilus chorus (choro zapato) comenzó durante la primera semana de agosto de 2017, en el área de concesión del beneficiado Enrique Salas, con lo que se concretó la primera etapa del proyecto de cultivo en la caleta de Llico, de la provincia de Arauco.