Mar de Lagos

“RESPONSABILIDAD NOS PERMITIÓ

CRECER EXPONENCIALMENTE”

Ejemplos como estos, de responsabilidad total con sus trabajadores y sus grupos de interés nos permiten mostrarle a las empresas más tradicionales cuál es el camino a seguir para ser sostenibles en el tiempo, trabajar con personas comprometidas y contar con una comunidad que respalde el trabajo de una compañía. Dijo Pedro Ramírez, gerente de CIDERE BIOBIO.

Conocer desde dentro la vida de Lota, motivó a los fundadores de Mar de Lagos a trabajar con personas de esa comuna y decidieron instalarse en Escuadrón finalmente, en Coronel, “porque ahí estaban las condiciones”, contó George Lagos, gerente de Operaciones de la compañía que ya tiene siete años de vida y dos premios importantes en 2015 y 2016. Primero consiguieron el Premio Carlos Vial Espantoso y enseguida el año pasado ganaron el PREMIO RESPONSABILIDAD SOCIAL CIDERE BIOBIO 2016.

A juicio del gerente de CIDERE BIOBIO, Pedro Ramírez, ejemplos como estos, de responsabilidad total con sus trabajadores y sus grupos de interés nos permiten mostrarle a las empresas más tradicionales cuál es el camino a seguir para ser sostenibles en el tiempo, trabajar con personas comprometidas y contar con una comunidad que respalde el trabajo de una compañía.

Ramírez dijo que el PREMIO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL CIDERE BIOBIO 2017 está en su etapa final, en la que los antecedentes entregados por las 21 empresas postulantes están siendo verificados y contrastados con sus grupos de interés para luego ponerlos a disposición del jurado, compuesto por el intendente regional Rodrigo Díaz; el rector de la Universidad de Concepción, Sergio Lavanchy; el presidente provincial de la CUT, Sergio Gatica; el líder del Desafío Levantemos Chile en la región, Juan Antonio Rebolledo y dos directores de CIDERE BIOBIO. La entrega del premio para Cordillera (provincia de Biobio y región de Ñuble) y Concepción (provincias de Concepción y Arauco) se realizará en una ceremonia a fines de noviembre en la ciudad de Concepción.

El ejecutivo de Mar de Lagos contó que la decisión de ser responsables con sus trabajadores comenzó al definir el modelo de negocio, que debía permitirles trabajar todos los días del año y no sólo cuando tuvieran cuota de pesca o dispusieran de pescado para faenar. Así es que generaron dos líneas de producción, una línea de mariscos, que no paran en todo el año, aunque sean un negocio menos rentable, les permite mantener los puestos de trabajo de las 150 personas que tienen con contrato indefinido.

“Nosotros producimos alimentos para consumo humano al otro lado del mundo, por lo que necesitábamos contratos estables e indefinidos para los trabajadores”, relató y agregó que además han sido innovadores con los productos y manteniendo una organización plana en que no es difícil hablar con los gerentes.

George Lagos destacó que se mantienen atentos a las ideas que les aportan los trabajadores y reveló que gracias al compromiso del equipo han conseguido resolver pedidos urgentes o generar cambios radicales en el proceso productivo. Insistió que son las cosas pequeñas, como entregar la colación adecuada en la planta, brindar un sistema de locomoción, un operativo oftalmológico anual; lo importantes es que esos detalles se traducen en tasas bajas de accidentabilidad, estados de resultados positivos, no hay robos y pueden cumplir con pedidos a tiempo y ajustándose a las exigencias que los clientes japoneses les imponen.

Jefaturas se empapan de la cultura

Mar de Lagos muestra un crecimiento exponencial, por lo que ahora agregaron a esta estrategia a las jefaturas o mandos medios, incorporándolos a los viajes a ferias internacionales e involucrándolos en capacitaciones para que tengan la oportunidad de desarrollarse profesionalmente y de paso se empapen del espíritu y cultura de la empresa.

Aunque le resulta complicado entregar una receta como la ganadora que lleva al éxito, el gerente de Operaciones de Mar de Lagos dijo que es importante destacar que las personas no pueden ser medidas ni tratadas como máquinas, pues todos tienen una suma de problemas o temas con los que lidiar día a día. Dijo que ellos buscan hacer más atractivo y que le tomen cariño al trabajo, pero especialmente que se sientan parte del proyecto.

Como ejemplo, contó que cuando empezaron a trabajar la lengua de navajuela se toparon con que no alcanzarían a producir al ritmo adecuado, así es que conversaron con las señoras que cortaban una a una la parte que es necesario sacar de este producto. Estaban produciendo 300 kilos por turno y con la idea de una de las trabajadoras diseñaron una lavadora de mariscos para cambiar el proceso y lograr producir mil 800 kilos por turno. Reiteró que es el compromiso de sus trabajadores el responsable de los logros de Mar de Lagos.