Por Pedro Ramírez Glade, gerente de CIDERE Bio Bío

 

La región del Bío Bío tiene historia para enfrentar grandes desafíos que han contribuido a su desarrollo en las últimas décadas.  Hemos sido protagonistas en el auge de la industria del acero y la petroquímica, en el rubro forestal, en el sector textil y del calzado; sectores que hoy han visto disminuida o mermada su competitividad, en gran medida por factores económicos externos, o por no tener la capacidad para innovar en su debido momento, corriendo ciertos riesgos de supervivencia. La innovación es una de las herramientas que aumenta la competitividad y agrega valor a los sistemas productivos,  siendo un claro ejemplo de ello CAP, con su acero de alta gama para mercado especializado; jabones Popeye con su detergente ecológico e  Inchalam con productos a la medida para sus clientes.

Debemos aprovechar las oportunidades que se nos presentan para re impulsar la actividad económica y la industria regional, con un propósito de desarrollo y una mirada integradora y colaborativa del mundo público, privado y la academia, donde las autoridades regionales tengan un rol determinante para lograr la anhelada descentralización.

La internalización de la región y nuestra apertura al mundo dependen en gran medida de la conectividad vial, aérea y marítima, de la mejora en la infraestructura de nuestros puertos, de la logística que favorecerá tanto al sector productivo agropecuario, maderero, servicios y exportador. Con ello también vendrá el impulso al turismo y al desarrollo de las empresas de servicio, el comercio y la gastronomía. Como gran desafío abriéndonos a las regiones del centro sur de Argentina.

Para crecer nuestro foco también debe estar en la comuna de Arauco, y en las localidades con mayor pobreza, postergadas o con menor desarrollo social; identificando necesidades, propiciando iniciativas y proyectos, e inyectando recursos que contribuyan a su progreso.

En el rubro forestal es importante agregar valor a los productos del bosque y ampliar la industria alimentaria con una mirada de sostenibilidad y competitiva.

En el ámbito de la tecnología, la construcción del Parque Científico y Tecnológico PACYT, convertirá a la región en el gran centro de la innovación y la ciencia con el aporte del talento local.

En el contexto educativo, Las Instituciones de Educación Superior IES, en particular los Centros de Formación Técnica deben internacionalizar la oferta a más estudiantes, pensando en una mirada a largo plazo y para retener y atraer el talento a nuestra región.

Debemos pensar en las futuras generaciones, mejorando la calidad de vida, todos aportando y colaborando en convertir a nuestra región en un gran lugar para vivir.

Columna Revista Desafíos. Diario El Sur. 28 de agosto.